sábado, 31 de marzo de 2012

Viejas glorias

Cómo os echaba de menos, chavales... Esto hay que repetirlo, queridos periodistas en paro =D

Anoche, para no ser de otra manera, tuve otro de esos encuentros extraños míos en el metro. Esos sí que nos los echaba de menos xD Un señor me vio haciendo pulseras de macramé y se me quedó mirando con los ojos como platos. Se me fue acercando como en círculos, mientras yo esperaba en un banco del andén. Al final se sentó a mi lado y me preguntó con ojillos chispeantes que qué estaba haciendo. Se lo conté y se emocionó y me hizo explicarle cómo se hacían estas pulseras. A pesar de que era enorme, por un momento me pareció un niño pequeño. Al menos no fue un "encuentro extraño desagradable" =)



PD.: A lo mejor fue porque anoche nos pusieron Eels en el bar, pero me he levantado pensando esto: ¿De cuántas maneras se puede romper un corazón hasta que se parta en fragmentos tan pequeños que sean irreparables? Seguramente la hermana de Mr. E lo sabía...

2 comentarios:

  1. Muy jodida la postdata... deberías empezar a escuchar Parchís o el chaval de la Peca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bah, seguro que los de Parchís escondían cantos satánicos entre sus letras aparentemente inocentes ¬¬

      Eliminar