martes, 3 de abril de 2012

The night is dark and full of turnips!

¡Porque la noche es oscura y está llena de nabos! Esa debería haber sido la primera frase de Melisandre en la segunda temporada de Juego de tronos. Se habría marcado la mejor entrada en escena de cualquier serie de la HBO...

El preestreno ha sido un poco caótico, pero ver esta serie en pantalla gigantesca es un lujazo. Ya había ganas de chicha nueva, sobre todo después de la maratón, pero el capítulo me ha molado incluso más de lo que esperaba. Se me ha hecho cortísimo, me han faltado minutos en escena de todos los personajes (menos de Ros, de Ros me vuelve a sobrar todo). Cuando aparece Tyrion, ¿no os ha dado la sensación de que ha sido como reencontrarse con viejos amiguetes? Jon con la boca cerrada, Dany y Jorah hechos mierda, Arya y Gendry llenos de mierda, Bran resignado, Cersei recibiendo estopa por todas partes, Jaime acojonado, Rakharo con los ojos pintarrajeados, Meñique y su sinsonte, Davos con el ceño fruncido... Esto promete, los lunes vuelven a molar. Sólo me queda una cosa por añadir:

BA-BAS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario