viernes, 27 de abril de 2012

Oeeeoeeeoeeeoeeeoeee

Científicos españoles hallan la molécula responsable de propagar el VIH en el cuerpo

¡Yo soy español, español, español! A por los virus, oeee... A por los virus, oeee...
Pero no, ayer no se oyeron bocinas de coches, ni la gente sacó sus banderas, ni siquiera una mísera vuvuzela. Bleh. Vaya caca de país tercermundista. Pero como lo que importa es el fútbol...

Hale, a todos esos que querían final de Champions española... que se vayan a buscar el balón del penalti que tiró Sergio Ramos. Ánimo, todavía debe de estar orbitando alrededor de la tierra. Lo que sí vamos a tener es una final de Europa 'Spanish' League (como dicen en Marca), y muy rojiblanca. A ver si mi Atleti nos da alguna alegría, que no ando muy sobrada últimamente...

Y el Estu ganó (casi de 20, lo que tendrían que haber hecho el domingo contra el Madrid) y el Murcia acaba de pringar. ¿Habrá salvación in extremis? ¡Que no bajamos! O sí... No sé dónde ha estado Tariq Kirksay, pero tres partidos después ya le quiero ♥ Me encantan esos partidos en los que se juega a la vez al fútbol y todos los espectadores lo van retransmitiendo juntos. Impagable ese "¡Empaaate, empaaate!" que se cantó según salíamos ayer del Palacio de los Deportes (y todo esto lo escribo mientras escucho a mi profesor de Periodismo deportivo retransmitir el partido del Madrid y el Manresa de basket. Tomayá).

Ay. Con las ganas tremendas que tenía yo de que llegara el puente y ahora preferiría que no hubiera casi ni fin de semana. Estos días me hubiera quedado con mis pequeños gamberros de las clases de inglés todo el día... o en el gimnasio con los grandes gamberros de kárate. Mantenerse ocupada, esa es la clave. Y asesinar las mañanas, que son el enemigo a batir ahora mismo. Vaya días más, más chungos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario