viernes, 20 de abril de 2012

Sweet dreams are made of this. Who am I to disagree?

Idiota, dícese de aquel que pacede... No, mejor déjalo. Pon una foto mía en el diccionario al lado de la palabra, terminamos antes y nos entendemos mejor.

Hoy me ha pasado una cosa que hacía tiempo que no vivía. Estaba entrenando y, después de hacer un esfuerzo enorme, había conseguido desconectar con todo lo que había más allá del tatami. Como siempre, estaba haciendo el indio con mis compañeros y me estaba riendo un montón cuando, de repente, casi me he puesto a llorar. Estaba tan concentrada en lo que pasaba en esa lona azul que he tenido que pararme a pensar por qué tenía ganas de llorar antes de reprimir las lágrimas. Y por un momento me he sentido como Chihiro cuando Haku le da las bolas de arroz. Se le caen lagrimones como puños, pero no puede dejar de devorar la comida. Igual que yo no podía dejar de reír...

Chihiro: ¿No recuerdas tu nombre? 
Haku: No, pero por alguna razón recuerdo el tuyo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario