jueves, 28 de junio de 2012

¿Quién quiere a papito?

Me metí en las hogueras de San Juan y viví para contarlo. Salí sin dragoncitos, pero con el peligro que tengo, bastante es que saliera de una pieza. La semana pasada pusimos rumbo a Alicante huyendo de "la caló" madrileña y, jolín, qué guay. Fue corto, pero intenso. Mojitos en la playa, cocodrilos en el mar, agujeros en la arena, fiesta en la noche y surf en las olas. Qué gran fin de semana...

El maaaar... el suuurf... el... amooor...
El recepcionista del hotel nos dijo que teníamos que cruzar la vía del tren para llegar a esta cala, pero que no nos preocupáramos, que pasaba uno cada hora o así. ¿A que no sabéis lo que asomó por el final de la vía en cuanto pusimos un pie en los raíles? xD

El Huargoveja versión playera.
El mar de noche me hace sentir tan pequeña y melancólica...
Refrescante baño nocturno. Brrr...
Surrealista hoguera.
Pues resulta que en Alicante también hay una Rambla. Y resulta que también hay unas Fallas. Pero no se pueden llamar Fallas, que esas son las de Valencia. Estas son Hogueras y tienen una tradición muy particular. Vas caminando por la calle y te encuentras con una cada cinco minutos de recorrido. Y luego las queman casi enteras la noche del 24. Boom. Algunas no había Friolón bendito que las interpretara, pero era muy bonito pasear por la ciudad adornada con estas coloridas estatuas. La de Dalí me encantó =)

¡El garito de los mazaos! Al entrar aquí nos sentimos como Alicia recién aterrizada en el País de las Maravillas: al atrevesar sus puertas entramos en un mundo paralelo habitado por cachas flipaos, escotazos unisex y tacones de vértigo. Y tíos cuadrados que se abrían paso a golpe de bíceps. Aquel señor me provocó un sentimiento entre el miedo y la risa... Le pedí un mojito al camarero y me dijo que no tenía ganas de hacerlo. Se ve que me faltaba escote. Pero me lo hizo, vaya si me lo hizo...

¡A la playa, a la playa!
Ese momento en el que te sientes como un dios cuando le estás dando vida a algo. Y todo mientras haces el toligo con el móvil. ¿Se puede tener más chulería madrileña?

Un hotel con historia. Inesperada. Y un Huargoveja posando.
La gente iba vestida con trajes tradicionales impresionantes por la calle a cualquier hora, pero qué disparidad de tipos y modelos.
Un viaje a la playa no es un viaje a la playa si no se hace un agujero en la playa. Hice uno en la orilla y enseguida di con agua, pero cuando fui a hacer uno junto a las toallas a ver si veía a algún chino... Lástima de pala, tuve que abandonar cuando el brazo no me dio para más.

Este molinillo de viento parecía abandonado, pero no hacía más que dar vueltas y vueltas, como intentando hacerse notar, llamar la atención de alguien para el que resulta trasparente...

La parada de autobús que estaba en medio del mar (al lado del circulito pone "Usted está aquí"). El busero nos troleó pero bien, se ve que no me pasa sólo en Madrid.

Una vía del tren junto a un mar. Esto me pareció directamente sacado de El viaje de Chihiro. Seré una bobona y una romántica, pero el paisaje, relacionado con esa escena tan mágica, me emocionó.

¿Gente? Nah, cuatro gatos, y la playa estaba vacía, ni botellón por la noche ni nada, que esas cosas están muy feas.

Estos chavales nos dejaron a cuadros. Llegaron, montaron su hoguera, se pusieron a hacer unos mortales y unas volteretas saltándola, la apagaron, recogieron y se fueron. Me acerqué para ver si era factible saltarla, pero lo descarté en cuanto vi el tamaño de la pira. ¡Era enorme! Así que me dirigí a otro grupo de chicos que había por allí y les pedí permiso para saltar su hoguera. Y la salté. Y, eh, no me quemé ni un poquito. Me hubiera gustado meterme en plan Daenerys, a ver si se quemaban todos mis problemas y salía con un par de dragones, pero me contuve para no chamuscar el viaje a los colegas. Pobres, no tienen la culpa de llevar a una pirada en el grupo.

Esto también me encantó. En la foto no se aprecia bien, pero en el fondo se ven barcos que soltaron un montón de lámparas flotantes de fuego... ¡cómo en la peli de Enredados! Qué pasada, de verdad, fue precioso. Si el año que viene volvemos, además de encender nuestra propia hoguera, llevaré una de estas.

Para que luego digan que el alcohol mata neuronas. Si a la mañana siguiente te da unas ideacas cojonudas. Y no, los tacos no fueron cosa mía, mi gran obra fue...

... pues una tontada que había visto en interneeé xD

¿Mola mazo o qué? xD
Ay, Huargoveja, algún día nos iremos a vivir a Hawái, tú y yo...

8 comentarios:

  1. ¿Hawai? ¿Qué pasa con Hawai? ¿Quién va a ir a Hawai? ¿Yo voy a ir a Hawai?

    xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Huargoveja y yo, so friki xD

      Eliminar
    2. Venga, estírate y hazme un hueco en la maleta :P

      Eliminar
    3. No, Hawái es mío, búscate tu propio Estado xD

      Eliminar
  2. Vale, rancia, pero paso de USA.
    No pongas un pie en Irlanda sin mi permiso ¬¬

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se siente, Irlanda es mía y del duende que me dice que queme cosas =D

      Eliminar
    2. Un cojón, que tú tienes mucho morro y no haces más que acaparar.
      Dardo es The Scottish Girl y yo soy The Irish Boy, así que tú te quedas con Hawai y te aguantas, por rancia y no dejarme ir :P

      Eliminar
    3. Ajám, ajám, ajám a todo lo que me diga ^^

      Eliminar