sábado, 14 de julio de 2012

Un barquito de cáscara de nuez

¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!! Hale, ya, ya pasó. Demasiadas emociones fuertes por un día. La despedida del campamento, el viaje movidito con la bici, el retorno a Atlántica, la fiesta en La Casa del Libro... Y creo que traspasé la barrera del coma cerebral hace 36 horas.

Jo, cómo voy a echar de menos a esos locos bajitos (y a los no tan bajitos...), al final se hacen de querer, los muy jodíos. Odio las despedidas, pero odio todavía más ser tan moñas para las despedidas ='( Eeen fin, toca mover ficha.


PD.: Si el mundo no implosiona en diciembre, el 31 de marzo estrenamos la tercera temporada de Juego de tronos. Ay, ardo en deseos de volver a ver a Ros... xD

2 comentarios:

  1. ¿Pero tú tienes algún día que sea tranquilo? XD Estuvo guay que te pudieras acercar a la fiesta de la Casa del Libro :), aunque fuera casi cuando yo me tenía que ir. ¿Cómo acabasteis, por cierto? :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es verdad, los días tranquilos no existen en mi diccionario xD Me hubiera gustado pasarme antes, pero mi cuerpo y mi espíritu no estaban muy por la labor de colaborar mucho xD Y bien, acabamos bien, tranqui :P

      Eliminar