domingo, 24 de marzo de 2013

Cuando fuimos los mejores

Hoy me he acordado de esta foto. Han pasado cinco años desde aquella Liga de Clubs, pero todavía recuerdo estos días como si hubieran pasado hace un par de meses. Buenos tiempos de competición y compañerismo en los que ganar o perder era lo de menos. Pero resultó que encima ganamos. Definitivamente, 2008 fue un grandísimo año deportivo. Al menos mientras duró para mí.

Y hoy... hoy he vuelto a sentir esa emoción, esos nervios que pican en el estómago cuando un amigo compite. Pero resultó que encima ganó. Nos hacemos mayores, pero el deporte todavía tiene muchas alegrías para nosotros, y otras tantas lecciones que enseñarnos. Hoy he visto como un señor de ochenta años pisaba un tatami para competir en un trofeo de veteranos. Cuando todo el pabellón le ha aplaudido he tenido que hacer un esfuerzo para no ponerme a llorar en el trabajo de pura emoción. Qué bonito es el kárate, joder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario