lunes, 1 de abril de 2013

Andando, andandito, se hace el caminito

Y de repente te cuentas con un lugar de ensueño, como sacado de un libro, al lado de tu casa. ¿Cuántas veces pasa? ¿Cuántas veces te encuentras de repente con un paraje de cuento al doblar la esquina del lugar donde has crecido? Bajo el nombre tan poco poético de Las Chorreras se esconde este rincón del mundo, en el que el agua ruge, las ranas cantan y las personas se maravillan.
 
Este año, las aventuras muñecinas han estado protagonizadas calçotadas, cascadas, ríos, perros, almendros, lluvia, barrizales, cigüenas, leña, galletas y gatos. Pero esa  es otra historia y será contada en otra ocasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario