domingo, 28 de abril de 2013

Fue bonito mientras duró

... que fue aproximadamente 12 minutos, mientras íbamos por delante en el marcador hasta que Juanfran metió gol en propia puerta de la forma más churresca del mundo.

Hoy me he abrigado más para ir al fútbol que para ir a cazar pingüinos para ir, después de muchos (muuuchos) años a ver un Atleti-Madrid en el Calderón, pero vaya fiasco: ha resultado ser el peor partido del Atleti en lo que lleva de liga. O lo que es lo mismo con otras palabras, ha sido un partido con nombre de jugador del Madrid: de caca.

A la izquierda de esta escena se encontraba el Capitán América en versión coreana haciéndose una foto.
El Atleti ha perdido sin hacer nada y el Madrid ha ganado haciendo menos. Que nos han robado, dicen. Sí, la dignidad. No es que el árbitro haya estado muy fino ni que haya sido lo que se dice imparcial, pero nosotros solitos nos hemos bastado para cagarla por todo lo alto. Los jugadores parecían postes de teléfono, ni se movían ni tenían ganas. El Madrid jugando con los suplentes y nosotros tomándonos el partido con toda la desgana que se toma un partido amistoso que no se tiene ganas de jugar. Tan patético.

Pero no toda la tarde ha sido un churro de partido. No, han sido dos. Porque cuando hemos llegado al Calderón nos hemos metido al bar-museo a ver cómo iba el Atleti de balonmano, que se jugaba contra el Barça un puesto en la Final Four. Y después del partidazo de la semana pasada, se esperaban fuegos artificiales, explosiones y palomas volando a lo John Woo. Los coj*nes. Pero, oye, ha resultado ser el museo más molón en el que he estado nunca.

¡Cultura para todos! ¡Con hielo!
Al principio, y tras echarme una lata de Monster al coleto en tiempo récord, estaba nerviosa y todo. Casi tanto como el señor que nos ha hecho esta foto:

El buen hombre nos ha sacado otra más, pero ha salido todavía más borrosa. Tengo un +3 en habilidad para escoger espontáneos para hacer fotos.

Llevaba diciendo unos días que iba a llover. No falla: vaya cuando vaya al Calderón, siempre me llueve. Así que, señores que mandan en Madrid, ya saben: si quieren acabar con la sequía, ¡regálenme un abono del Atleti!

Amenazaba tormenta...
... y lo cumplió. Bendita manta de cuadros escoceses, a falta de la Winnie the Pooh (muy atlética, y tal).
En el videomarcador, un caballero muy romántico le proponía matrimonio a la que supongo que era su chica. Una frase de cuatro palabras y tenía errores ortotipográficos. A mí me pide alguien matrimonio así y le mando al conco. Con los tomos del DRAE a cuestas. Vamos ya.

Eso sí, el campo petado, mucho espíritu y muy bonito todo. Aunque, como digo siempre, lo mejor de los partidos en el campo es el bocata de mamá en el descanso.

Encuentra a Wally, nivel asiático.
Y atención a esta foto. Voy a inaugurar una sección en el blog que se titule "fotos que parecen retocadas por Photoshop y no lo están":

Siempre lo supe: Cosa Addams es del Atlético de Madrid.

Lo que sí que me ha gustado, y mucho, es que nos habían dejado en los asientos cartulinas rojas y blancas, dependiendo de dónde te sentaras. Cuando han salido los jugadores del Atleti y ha empezado a sonar el himno, los hemos alzado en alto mientras el otro lateral hacía una ola de flashes. Ha sido realmente bonito.

Qué bonito es ser del Atleti, jod*r. Aunque no ganemos ni amistades.
Visto lo visto, lo llevamos claro en el final de la Copa del Rey. Fuck yeah.


PD.: Hoy me he sentido muy triste y muy mayor al comprobar que las nuevas generaciones de karatekas, con las que me llevo apenas unos pocos años, no saben quién es Iván Leal, cuatro veces campeón del mundo. Si hubiera sido campeón de otro deporte en lugar de kárate, qué diferente hubiera sido el cuento.

2 comentarios:

  1. Mantas, más que mantas, muajajaja
    Así no se va a ir el impresentable de Llourinho, hay que poner más interés :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ya tiene pie y medio fuera del equipo. Y lo peor de todo es que se va a llevar a Falcao con él T_T

      Eliminar