lunes, 29 de abril de 2013

I like the way this is going

Cómo se transmite tanto amor por la vida después de todo lo que este hombre ha vivido. Cómo se sigue adelante después de todo lo que la vida te ha hecho pasar y además dándole una patada en el culo al dolor. Como el propio Mr. E nos ha dicho esta noche... Try to forget what's in the past, tomorrow is here ("Intenta olvidar lo que hay en el pasado, el mañana está aquí).


Conciertazo de Eels el de esta noche... ¡y con galleta después de los créditos! Cierto es que me gustó bastante más el que dieron en la misma Riviera hace tres años, pero menudo fin de gira europea se han marcado estos cinco chavales. Y en chándal. Se han marcado un señor concierto en chándal. Eres grande, Mr. E. Muy grande.

Otras cosas grandes: ir a un concierto de Eels y que te pongan a Ignatius de telonero. Esas cosas guays que tiene Mr. E, el contratar a frikis locales para que hagan el capullo antes de sus conciertos. Y yo me pregunto: ¿cómo los elegirá? ¿Se acercará a alguien en la calle y le preguntará por el tonto del pueblo? Aun así, esto ha sido una gran mejora respecto al ventrílocuo que se reía de sus propios chistes (el único que se reía) de hace tres años.

He de decir que el meneo de lorza tripera que podéis intuir en la foto me ha sobrado ciertamente.
Lo de esta noche con la coreografía del orangután no lo he entendido mucho, pero ha estado chulo ver a E haciendo el idiota por el escenario. Se le veía feliz.

Hay que ser muy molón para triunfar haciendo el mono. Y en chándal.
Mr. E imitando a Melody.
Feliz y contento, bastante más que hace tres años, se lo han pasado pipa en el escenario. Wonderful, Glorious no es un disco fácil, pero es el más optimista de la carrera de Eels, y se ha sentido esta noche en el escenario.

¿Eso que intuyen mis ojos de hobbit es una sonrisa, E?
¡UNA SONRISA! Madre, creo que es la primera vez que le veo sonreír. En directo y hasta en foto.
La pena es que se han centrado tanto en presentar este último disco que apenas han tocado canciones de los otros, que es lo que hubiera preferido. Y estaban cansados. Muy cansados, pero lo han dado todo y en uno de los bises se han marcado un pedazo de mash-up de 'My Beloved Monster' y 'Mr. E Beautiful Blues' A-LU-CI-NAN-TE. ¡Qué puñetera pasada! Sólo por eso hubiera merecido la pena ir, ese tema tiene que ir al Essential Volume 2 pero ya.

Air maraca FTW.
Estos días el guitarrista The Chet ha cumplido diez años dando caña por el mundo con Mr. E y han renovado sus votos musicales gracias al bajista, que ha resultado estar ordenado en no sé qué historias. The Chet se ha metido al público en el bolsillo al gritar "Sí, se puede" ante las caras de WTF del resto de la panda, que se preguntaba qué leches nos habría soltado para que nos pusiéramos a saltar y aplaudir (como monos).

Por la presente yo os declaro guitarrista y guitarrista. Puedes besar al guitarrista.
Y después de los bises de rigor, apagadas las luces y los pipas en acción, la banda ha vuelto al escenario cuando la gente ya abandonaba el local. Ha sido una de esas cosas raras tan raras que convierten a Eels en lo que son.

¡Si hoy os vais, mañana no volváis!
E ha dedicado unos momentos para dar las gracias a todas las personas entre bastidores que le han acompañado en su gira, "sean cuales sean sus nombres". Al final del concierto los tramoyistas han sacado carteles con sus nombres, y uno hasta se ha marcado un solo de guitarra. Bravo.

Casi me emociono al ver esta guitarra azulita, que es la misma que trajo hace tres años.
Turno de dejar que las fotos hablen por mí que, como leéis, no ando especialmente inspirada (coma cerebral y todo eso).
Fijo que los de Eels son fans de Luis Aragonés, otro GRANDE.
Entre yonqui, gitanesco, invidente y poligonero.
"We like beards and we like birds."
Se respiraba amor en el escenario. Qué majos son, leñe ♥
El ataque de los osos amorosos: ¡abrazo de equipooo!
Luces rojas imprescindibles para tocar 'Fresh Blood'.
Señores... ¡Sí, se puede!

No hay comentarios:

Publicar un comentario