viernes, 28 de junio de 2013

I'm a freak without provision

Todo friki de libro sabe que lo mejor de hacer el friki es hacer el friki en sí, pero luego tiene sus otros  buenos alicientes. Por ejemplo, el estar cuatro personas perreando al sol, que una de ellas decida irse a dar un paseo y que cuando vuelva esté pasando esto.
Y mientras cantando 'Bajo el Mar'. Así sí.
Y si luego esa persona se pone a contribuir a la obra de enterramiento, la cosa mejora. Pero mejora todavía más si pasa un vendedor ambulante, se queda mirando, se acerca para despollarse y pone a enseñar a los susodichos frikis palabras en su idioma para describir lo que están haciendo. Y como los frikis no hacen las cosas como todo el mundo, tampoco se podía salir del hoyo sin más.
Entre burbujas quiero quedarme.
Pongamos que esa persona de antes se vuelve a ir de paseo, una vez concluida la trastada, y que a la vuelta se vuelva a encontrar con otra... otra.
En realidad sólo entreno kárate para posar con más molonidad en estas fotos.
Cuando The Great Saiyaman llegó a la playa.
Ahoga digamos que esa persona se vuelve a ir de paseo y a la vuelta... pues... pues se encuentra con esto otro que ya no sé ni cómo describir.
Un viaje a la playa sin agujero en la arena no es un viaje a la playa aprovechado.
La vida hobbit es la vida mejor.

1 comentario: