domingo, 2 de junio de 2013

When there's nothing to fix and it all comes down to you

Esta ha sido una de esas semanas las que entiendes por qué necesitas un permiso de armas antes de tener una. Por fin se ha acabado este mes de mierda. Que el mundo me olvide un rato. Un ratito largo, dulce y pacífico, sin contaminación de estupidez humana.

Que le den vientos a todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario