martes, 24 de diciembre de 2013

A Belén, castores

¡Ya es Navidad en Bolsón Cerrado! Porque, como dice el Microbio... nada dice "feliz Navidad" como un dinosaurio. Excepto quizá un karateka (un año más xD).

Las bolas de dragón son un regalo para Pedrito. Sí, son bolas de dragón, pese a que la cobertura de caramelo haya decidido pasar unos días por la Costa Brava. Están hechas de crème brûlée, bizcocho de vainilla y caramelo. Conceder deseos no sé si los concederá, pero el experimento está un rato rico. Lástima que todas las quemaduras y pesares que me han costado me hayan hecho tomar la decisión de no volver a intentar invocar a Shenron.

Las galletas de este año son de nueces y vainilla.

Están ricas, ricas, pero he descubierto por las malas que esta receta no es muy recomendable para fondant: demasiadas montañitas T_T Una pena que no le haya podido dar mejor uso a los moldes de Star Wars.

Aroa ha traído bicicletas a nuestra Navidad =D

Y ahora, una recomendación de nuestros patrocinadores: la próxima vez que tengan que disfrazar a sus hijos de Mago de Oriente... hagan esto.

¿No os recuerda a este anuncio tan y taaan grande? El mejor anuncio navideño de la historia.




PD.: Y lo que ya es un clásico en mi Navidad: la flor de Pascua. Este año me la ha regalado Pedro ♥ Y regada con purpurina. Literalmente xD

1 comentario: