sábado, 6 de junio de 2015

¡RAFA, TENEMOS EMPANADA!

¿Qué hacer un día de profunda niebla en Asturias? ¡Pues subir a los Lagos de Covadonga, el lugar donde hay más niebla que en ningún otro rincón del Principado! No es coña, el paisaje en la cima era tal que así:

Tambores. Tambores en lo profundo...
Pero hoy era la Clásica de los Lagos de Covadonga y llevábamos alrededor de dos meses preparando la sorpresa que le hemos dado a mi hermano: esperarle en la meta sin que él supiera siquiera que estábamos en Asturias.

¡Corre, plátano!
Y vaya, sorpresa se ha llevado. Bordeando el shock, pero después de 110 kilómetros y la privación de oxígeno a tanta altura, casi era lo mínimo. Ha sido una sorpresa muy guay y un día muy chachi, gracias a todos los que lo han hecho posible. Aunque se hubiera agradecido ver más allá de 10 metros, porque después de ver pasar a cientos de ciclistas al final ya sólo ves manchas borrosas con ruedas y se te empieza a ir mucho la olla (como hemos dejado patente en la meta).

No es exageración, mirad a los fantasmikos del fondo.
Ha sido emocionante ver pasar a personas de todas las edades (algunas muy, muy mayores) y mujeres marcando escuela. Pero los más mejores han sido los del tándem (*):

Jefes.
Pero después de horas de espera e invocación a Rafa, muchos nervios, mucho frío, mucha niebla y de hacer famoso su nombre, por fin ha llegado el protagonista.

No se puede ser más campeón, estamos orgullosos de ti.
Cuando hemos bajado al párking una señora nos ha preguntado si el famoso Rafa había llegado ya. Creo que hemos llamado un poquito la atención, y la falta de oxígeno nos ha ayudado. Como si lo necesitáramos.

¡El homble que lompió el colazón a un dragóoon...!


La única pancarta presente y el gato diabólico.


(*) EDITADO: Los campeones del tándem eran el ciclista Álvaro Pino y el músico Serafín Zubiri. #Respect

No hay comentarios:

Publicar un comentario