miércoles, 16 de marzo de 2016

He wears a smile that can make me wanna sing

Hoy mi pequeña bola de pelo naranja cleptómana (ya no tan pequeña) cumple dos añazos. En este último año ha hecho mucho el Mal, pero también ha hecho mucho bien. Y ha vuelto a nacer. Cielos, aquel día de septiembre que amaneció con la casa cubierta de los pétalos de rosa más terroríficos que he visto en la vida... Pero todavía le queda mucha, muuucha guerra que dar. Que no celebremos muchos cumpleaños juntos, mi valiente Gato con Botas.

2 comentarios: