jueves, 9 de junio de 2016

I grew up overnight

Llevo un tiempo pensando demasiado en cosas es las que, quizá, no debería pensar tanto. En preguntas que no tienen respuesta, pero sí riesgo de caer en una espiral de cómos y por qués que se enredan sin sentido. Y de pronto me encuentro con esta foto y hago una pausa en todas esas preguntas y vueltas y vueltas y, por un momento, me quedo con esta sonrisa y con todo lo que lleva detrás. Es lo que tiene el deporte, a veces tan cruel, a veces tan bonito. Ya lo decía el gran Andrés Montes: la vida puede ser maravillosa. Pero a ratos se empeña en darnos demasiadas patadas en el culo. Pase lo que pase, hay que seguir luchando: caerse y levantarse forma parte del camino. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario