miércoles, 31 de octubre de 2012

Happy Halloween, halloweenies!

¡Feliz noche de Halloween! Ya está aquí una de las noches más chulas del año, esa en la que los niños piden caramelos, los adultos se gastan un dineral en sábanas con ojos y telarañas postizas y las chicas desarrollan la facultad de convertir cualquier disfraz en disfraz de putilla. ¿Pero de dónde viene toda esta afición por los dulces naranjas, las telarañas falsas y los disfraces de putilla?
Halloween (contracción de All Hallows' Eve, 'Víspera de Todos los Santos'), también conocido como Noche de Brujas o Noche de Difuntos, es una fiesta de origen celta que se celebra principalmente en los Estados Unidos, Canadá, Irlanda, el Reino Unido y en países no anglosajones como México y Colombia en la noche del 31 de octubre. Tiene origen en la festividad celta del Samhain y la festividad cristiana del Día de Todos los Santos. En gran parte, es una celebración secular aunque algunos consideran que posee un trasfondo religioso. Los inmigrantes irlandeses transmitieron versiones de la tradición a América del Norte durante la Gran hambruna irlandesa de 1840.
El día se asocia a menudo con los colores naranja, negro y morado y está fuertemente ligado a símbolos como la Jack-o'-lantern. Las actividades típicas de Halloween son el famoso "truco o trato" y las fiestas de disfraces, además de las hogueras, la visita de casas encantadas, las bromas, la lectura de historias de miedo y el visionado de películas de terror. (Fuente: Wikipedia)

Y esto de Samhain... ¿de qué me suena?
Samhain es la festividad de origen celta más importante del periodo pagano que dominó Europa hasta su conversión al cristianismo, en la que la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre se celebraba el final de la temporada de cosechas en la cultura celta y era considerada como el «Año Nuevo Celta», que comenzaba con la estación oscura. Es tanto una fiesta de transición (el paso de un año a otro) como de apertura al otro mundo. Su etimología es gaélica y significa fin del verano.
Ha sido practicada desde hace más de tres mil años por los pueblos celtas que han poblado toda Europa.
En la actualidad Samhain continúa celebrándose por los seguidores de movimientos neo-paganos, como la wicca y el druidismo. (Fuente: Wikipedia)

Bien... y el jack-o'-lantern, esas calabazas talladas a mano con velas en su interior que todos hemos visto en el especial de Halloween de cualquier serie, ¿de dónde sale? Su nombre proviene del fenómeno natural conocido como fuego fatuo (will-o'-the-wisp en inglés), pero conozcamos un poco más acerca de Jack el Tacaño, el herrero que dio nombre a estas calabazas.
De acuerdo con el folclore irlandés la leyenda de Jack comenzó en el año 1700. Los irlandeses creían que los espíritus malignos y los fantasmas dejaban sus tumbas para visitar sus hogares terrenales en Halloween. Los aldeanos dejarían dulces y frutas en la puerta para apaciguar a los espíritus. Se vestían con trajes de miedo llevando nabos tallados con velas dentro para  asustar a los fantasmas y los espíritus de distancia.
Desde entonces, los vigilantes nocturnos o cualquier otro hombre que llevaba una linterna era considerado un jack-o'-lantern. Finalmente, un nabo tallado se convirtió en el símbolo de un alma condenada y evolucionó a partir de ahí.
Cuando los inmigrantes irlandeses llegaron a América fue un poco difícil de localizar nabos por lo que su costumbre de celebrar Halloween cambió ligeramente. El jack-o'-lantern fue cambiado por una calabaza que estaba disponible en Estados Unidos durante esa época del año.
La Leyenda de Stingy Jack
Según la historia, hace varios siglos entre la multitud de ciudades y pueblos de Irlanda, vivía un herrero llamado Jack Smith. Jack era conocido por toda la tierra como un mentiroso, manipulador y una escoria de la sociedad. En una noche fatídica, el diablo oyó el cuento de las malas acciones de Jack. Convencido de los rumores, el diablo se fue a averiguar por sí mismo si era certera la vil reputación de Jack.
Típico de Jack, estaba borracho y vagando por el campo en la noche cuando se encontró con un cuerpo en su camino. El cuerpo con una extraña mueca en su cara resultó ser el diablo. Jack se dio cuenta sombríamente de que este era su fin, el diablo había llegado para recoger su alma maligna, pensó. Jack hizo una última petición: le pidió al diablo que le permitiera beber cerveza antes de partir hacia el infierno. Al no encontrar razón para no aceptar la solicitud, el diablo llevó a Jack a su pub local y se bebió con él muchas bebidas alcohólicas.
Al apagar su sed, para sorpresa del diablo, Jack le preguntó quién pagaría la ronda de cervezas. Jack convenció al diablo para metamorfosearse en una moneda de plata con que pagar el camarero. Astutamente, Jack metió el diablo transformado en el bolsillo, que también contenía un crucifijo. La presencia del crucifijo impidió que el diablo recuperase su forma. Jack le dijo que si deseaba romper el hechizo debería prometer que no molestaría su alma durante diez años.
Diez años después, Jack se encontró de nuevo en presencia del diablo. Igual que en el trato anterior, Jack al parecer aceptó que era su hora de ir al averno para siempre. Como el diablo estaba dispuesto a llevarlo a los infiernos, Jack le preguntó si podría comer una manzana para alimentar a su vientre muriendo de hambre. Tontamente el diablo una vez más estuvo de acuerdo con esta petición.
A medida que el diablo se subió las ramas de un manzano cercano, Jack rodeó su base con crucifijos (algunas versiones dicen que talló una cruz en el tronco del manzano para que no pudiera descender por él). El diablo, frustrado por el hecho de haber sido engañado de nuevo, exigió su liberación. Jack al igual que antes, exigió que su alma no fuera tomada por el diablo en el Infierno. El diablo estuvo de acuerdo y fue puesto en libertad.
Finalmente, el estilo de vida licencioso e inestable hizo mella en Jack, que murió como vivió. Cuando el alma de Jack estaba preparada para entrar en el cielo por las puertas de San Pedro, fue detenido. A Jack se le dijo que, debido a su estilo de vida pecaminoso del engaño y la bebida, no se le permitía la entrada a los cielos. Triste, Jack se encaminó a las puertas del infierno y rogó por la comisión en inframundo. El diablo, por cumplimiento de su obligación con Jack, no podía tomar su alma. Para advertir a los demás, le dio a Jack una brasa, marcándolo como un exiliado del infierno.
Desde ese día hasta el final de la eternidad, Jack fue condenado a vagar por el mundo entre los planos del bien y del mal, con sólo una brasa dentro de un nabo ahuecado transformado en linterna para dar luz en su camino.
La red de Artemisa's blog 

Pasad un terrorífico y espeluznante Halloween... ¡muajajaja! ¡¡MUAJAJAJAJA...*cof cof cof*, ay, qué tos, mira que el médico me tiene dicho que no me ría como una demente...

3 comentarios:

  1. ¡Que vivan los disfraces de putilla! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo nada en contra de que mozas de buen ver se vistan de putilla, la verdad xD

      Eliminar