martes, 20 de mayo de 2014

Ganar, ganar y volver a ganar

Como el año pasado no tuve suficiente baño de multitudes, allá que he vuelto. Tenemos tan poquitas ocasiones de ir a ver al tío Neptuno que hay que aprovechar mientras se pueda. ¡Que el Atleti es campeón de liga, canastos! Y después de todo esto, creo que todavía no lo he procesado.

No soporto las aglomeraciones, pero las rojiblancas son más que bienvenidas.
No mires para atrás...
Despliegue de medios: musicote, bengalas, confeti y FUEGO ROJO. Quiero de eso para mi cumple.
Aunque esto fue lo más bonito: la mecha de los campeones. Creo que lo poco que duró encendido, mientras se quemaba, venía a representar lo efímero de la victoria (las nuestras, vaya) y... y que nos demos con un canto en los dientes.
Muchas más de estas, vecinito. Que me emociono...
Photocall improvisado con la bandera molona cuyo objetivo era no dejarnos ver a ninguno. Misión completa, caballero.
Qué situación tan y tan diferente a la del año pasado, ¿eh, pequeño?
Y lo mejor sigue siendo esto: el Paseo del Prado lleno de colchoneros.
Y Atocha PETADÍIIISIMO de peña. Nota mental: la próxima vez que vaya en un tren abarrotado junto a un bigardo gruñón de 100 kilos no contradecirle ni contestarle. Yo hablándole de sentimientos y emociones y él escupiendo al decir chorradas. Qué malo es el estreñimiento, oiga.
Y la siguiente... qué será, será... ¡Regaladnos otro paseo a Neptuno, chavales!

No hay comentarios:

Publicar un comentario